Patinaje con El Unicornio Animación Infantil

Mis ninas patinando2

Cuando eres pequeño en la mayoría de los casos te enseñan a montar en bici y patinar, ¿verdad?. En mi caso también fue así, mi abuelo me enseño a montar en bici aunque ya era más mayor y todo el mundo sabía… me quede atrás, pero nunca es tarde cuando hay ganas de aprender.María Patinando 2

Cuando aprendía a patinar fue distinto, me enseñaron mis vecinos del barrio, con mucha paciencia comprendí la técnica y poco a poco progresé hasta tal punto que podía ir sola por el parque e incluso saltar. Lo recuerdo todo de forma tan nítida que parece que fue ayer.

No todo fue bonito, me caí muchas veces y más de una vez llegué con las piernas llenas de heridas y las rodillas raspadas, pero nunca me desmotivé.

Con el paso del tiempo lo tienes cómo una afición y de vez en cuando vas al parque o incluso al skatepark, que por fin hicieron uno en Badajoz, y puedes volver a sentirte cómo una niña y mejorar.

patinandoyo1

“Trabaja de lo que te gusta y no tendrás que trabajar nunca más” decían, cada día me identifico más con esta frase porque es la clave para ser realmente feliz y no tener que vivir para trabajar, sino trabajar para vivir, de algo con lo que disfrutas, y cuando te das cuenta te ofrecen una gran oportunidad y por supuesto estas hay para aprovecharla al máximo y poder dar lo mejor de ti además enseñando a los más pequeños, no hay nada más gratificante que tener el honor de ser entrenadora, poder ver cómo mis niñas progresan, la que no sabía patinar ya puede hacerlo sin problemas, la que sabía mejora día tras día a través de juegos y circuitos ves cómo la motivación y las ganas les invade  y sólo saben superarse a sí mismas. Mi experiencia en el colegio “Hermanos Maristas” ha sido muy placentera y espero continuar con ellas el año próximo.

Patines mis ninas

La sensación cuando las ves, cuando planeáis un baile, unos pasos, esa autonomía que tú sabes que han adquirido gracias al esfuerzo y el sacrificio, cuando te dicen los padres que sus hijos están encantados, cómo ves que la que tenía peor cara al llegar ya se va con una sonrisa… ¿y el trabajo que hay detrás? La planificación de los juegos, los circuitos cambiantes y la coordinación con tus compañeras para poder explicarle las actividades a las niñas de la manera más simple posible.

Te tienes que reinventar cada día para no caer en la rutina y la monotonía porque sino ellas pierden el interés y tú no asistes con las mismas ganas e ilusión.

Mis ninas patinando2

Esta experiencia me lanzó a proponer en la empresa la opción de patinaje, porque para mi es muy satisfactoria y es un hábito muy saludable, debido a que es conveniente inculcarle a los más pequeños rutinas de ejercicio y vida sana.

Y si a vosotros también os ha picado el gusanillo y queréis aprender, ya sabéis que “nunca es tarde si la dicha es buena”.